Tarta para Ainara

IMG_5274 (3)

Hola que taaal, como estáiiis? Supongo que ya tod@s de vuelta de las vacaciones. Yo hace tan sólo unos días que aterricé. Qué rápido se han pasado!! Aunque he de deciros que he desconectado tanto que cuando volví a la oficina no recordaba ni la clave de acceso al ordenador, jejej. Por suerte la tengo grabada en el móvil. Cuesta arrancar de nuevo a la rutina, por lo menos a mí,  pero no nos queda otra porque el ritmo de vida que llevamos nos zarandea de tal manera que enseguida hemos de volver a la normalidad y lo único que nos consuela es mirar el calendario para ver cuando es la próxima festividad.  Así que aquí estoy dándolo todo.

En la entrada de hoy os muestro la tarta que he elaborado para mi sobrina Ainara con motivo de su bautizo. Ni que decir tiene que quienes se la van a comer son los adultos  porque, evidentemente, con nueve meses su cuerpecito no está preparado para estos pecados. Pero aún así, no descarto que meta el dedo en ella y después se lo lleve a la boca. Sería lo suyo 😉

En resumidas, se la coma quien se la coma, yo tenía el gustazo de hacerle una tarta a mi chiquitina que tanto quiero.

Para este tipo de tartas suelo hacer un bizcocho firme que aguante el peso del fondant pero que a la vez sea tierno y jugoso. Vamos con la receta:

Para el bizcocho:

200 g mantequilla

200 g azúcar

160 g harina

4 huevos

1 cdta levadura química

1 cdta vainilla en pasta

Para la ganache:

150 ml nata (35% materia grasa)

250 g chocolate negro

Para el relleno:

500 ml nata vegetal

sirope de fresa

Para los adornos:

fondant blanco

colorantes en pasta

La preparación del bizcocho es de lo más simple. Precalentamos el horno a 160ºC. Comenzamos mezclando la mantequilla, que previamente habremos sacado del frigorífico un rato antes para que esté blandita, junto con el azúcar. Añadimos los huevos uno a uno y la vainilla. Tamizamos la harina junto con la levadura e incorporamos a la preparación anterior mezclando con varillas de mano. Vertemos sobre el  molde engrasado, en este caso de 10 x 10 cm y horneamos durante 3/4 h. Una vez horneado lo dejamos enfriar bien y con ayuda de una lira lo dividimos en cuatro capas.

IMG_5232 (1)

Esta tarta ha de hacerse en varios tiempos. Y os explico. Para que el fondant se pegue al bizcocho lo vamos a cubrir previamente con una ganache de chocolate y  ésta ha de hacerse con horas de antelación para que tenga la consistencia adecuada. Así que, lo ideal es preparar el bizcocho y la ganache la víspera. Y al día siguiente preparamos el relleno, montamos la tarta, cubrimos con fondant y  decoramos.

Para hacer la ganache vamos trocear el chocolate en un bol. Aparte ponemos a calentar la nata y justo en el momento de ebullición la vertemos sobre el chocolate. Dejamos reposar unos minutos y seguidamente con unas varillas manuales mezclamos hasta conseguir una crema. La dejamos enfriar a temperatura ambiente, no en nevera porque se endurecerá demasiado y no tendrá la textura que nos interesa, tipo nutella.

Depende de para qué vayamos a utilizar la ganache, la proporción de chocolate-nata varía. En este caso para hacer la cobertura vamos a utilizar más chocolate que nata, así tendrá más consistencia. Si su uso va a ser para relleno usaremos la misma cantidad de nata que de chocolate y conseguiremos una textura más fluida.

Para el relleno entre capa y capa de bizcocho he utilizado nata vegetal. Porqué? La primera razón es porque no necesita conservación en frío. Esta tarta iba a pasar varias horas fuera de nevera, no podía arriesgarme a que se estropeara. Otra de las razones es que por mucho que la batas nunca se corta y se mantiene siempre firme pese a que haga calor. El sabor es diferente al de la nata que utilizamos normalmente pero está muy logrado. Y siempre puedes añadirle saborizantes como yo en este caso que le he añadido sirope de fresa.

Es requisito imprescindible que la nata esté bien fría. Una vez montada le añadimos el sirope y batimos de nuevo hasta que esté bien integrado.

IMG_5244 (2)

Ya tenemos todo lo que necesitamos, ahora llega el momento del montaje. Colocamos la primera capa de bizcocho sobre una base,  rellenamos con la nata y continuamos así hasta terminar con todas.

 

Con un pincel retiramos las posibles migas y con una espátula vamos a ir cubriendo la tarta con abundante ganache.

 

Con una paleta alisadora vamos a procurar dejarla  lo más lisa posible. Tened en cuenta que el fondant que pongamos después no tapa las imperfecciones. Metemos la tarta en el frigorífico mientras estiramos el fondant.

IMG_5248 (3)Primeramente lo amasamos un poco para que coja elasticidad y con un rodillo especial (no nos sirve el de madera ni metálico) lo estiramos sobre un tapete antiadherente o sobre una superficie espolvoreada ligeramente con maicena. Digo ligeramente porque el fondant  con la maicena se reseca y se cuartea.

Para saber cómo de grande hemos de estirarlo sumaremos 2 veces la altura del bizcocho más el diámetro.

IMG_5258 (1)

Una vez lo tenemos estirado, colocamos la tarta en una superficie elevada, enrollamos el fondant sobre el rodillo y lo dejamos caer sobre la misma. Debemos calcular bien porque una vez puesto encima yo no hay vuelta atrás. No podemos quitarlo y amasarlo de nuevo porque se habrá humedecido y ensuciado  con el chocolate.

Con las manos  lo vamos adaptando hasta que quede bien pegado, cortamos el sobrante y con un alisador de fondant  vamos a perfeccionarlo.  Perdonad que no haya puesto fotos del proceso pero es que éste ha de ser rápido para que quede bien y no era una tarta de prueba. Aparte de que una no tiene todavía suficiente práctica en esta materia 😦

La base de la tarta también la cubrí.

 

Ya sólo queda decorarla. Como no tenía muy claro cómo lo iba a hacer, días antes estuve haciendo figuritas para que se secaran bien y en el último momento decidiría como adornarla. Aquí os muestro unas piezas que están hechas con moldes.

 

El elefantito y los pajarillos los moldeé a mano.

 

Después de la indecisión, opté por colocar el banderín con las letras del nombre y por los pajarillos que sujetan la cuerda de rafia lila. A modo de embellecedor puse cinta en la parte inferior de la tarta y en la base. Y para finalizar coloqué sobre la tarta una nube de guata sujetada por unas pajitas a rayas. Siempre me acojo al “menos es más”.  No quería una tarta cargada de elementos, sino algo sencillo y delicado.

Os preguntaréis qué fue del elefantito y de los dados. Pues….. o han pasado a formar parte del mobiliario de la habitación de la pequeñina o habrán perecido por obra de algún golos@  anónim@  🙂

Hasta la próxima!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Tarta para Ainara

  1. Muchas gracias tía Ali, La verdad que un regalo super bonito super bueno y hecho con mucho cariño que es lo que más importa, a pesar de mis nueve meses he de decir que mis papis me han dejado comer y me he puesto las botas estaba buenísima no sólo lo digo yo mis papis y mis abuelos también dicen que está muy buena así es que ya casi no queda, de todo corazón muchas gracias tía!!!! Eres toda una artista en unos añitos me tendrás que meter en tu cocina aprender hacer todo esto mis papis y yo os queremos mucho

    Le gusta a 1 persona

    1. Me encanta que te hayan dejado comer y que te haya gustado tanto cariño. Inmortalizado ha quedado con esas fotos tan divertidas. Y claro que sí, en unos añitos te quiero aquí conmigo jugando a las cocinitas. Un beso muy muy grande mi vida. Te quiero muchísimo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s