Biscuits roses de Reims

IMG_1069 2 (1)

Suena bonito el nombre de estas pastas verdad? Y es que casi todo lo que decimos en francés suena como más glamuroso,  por lo menos a mí me lo parece. Y sino probad a pronunciar: déja-vu.… matinée…. noir…. tres jolie….  touché….  je t´aime….  amour….  plaisier….  parfum….….. y así podría continuar durante un rato. 🙂 Encuentro que es un idioma muy elegante al igual que estas pastas que os presento hoy y que son originarias de la región de Reims. Tienen una textura intermedia entre el bizcocho y la galleta y que recuerda a los melindros aunque un poquito más gruesos y secos que éstos. En Francia es típico tomarlos mojados en champagne, lo cual resulta un bocado exquisito y muy delicado, aunque por sí solos también están buenísimos. Lo mejor de todo es que son sencillísimos y rápidos de hacer, con ingredientes que normalmente tenemos en casa, por lo que cualquier momento es bueno para prepararlos y disfrutarlos. Podemos acompañarlos de buen chocolate, café con leche, té…..  Así que… que os parece si improvisamos una merienda con unos de estos biscuits tan ricos? Por cierto, tomad buena nota porque pronto haremos algo bonito con ellos.

Necesitamos los siguientes ingredientes:

150 g harina

70 g harina de maíz

3 huevos “M”

190 g azúcar

1 cdta vainilla en pasta o en extracto

1 pizca colorante en pasta color rosa

azúcar glass

En un bol amplio echamos los huevos, el azúcar, la vainilla y la pizca de colorante. Batimos hasta que haya doblado el volumen y se vea una masa esponjosa. Ojo con el colorante! no pongáis mucho de golpe, es preferible ir añadiéndole hasta que conseguir el color deseado, usando un utensilio limpio cada vez para no contaminar el frasco. Lo normal para esto es usar palillos. También tenéis que tener en cuenta que el color pierde intensidad con el horneado, ok?  😉

Bien…. sigamos. Tamizamos las dos harinas y las vamos mezclando en varias tandas a la masa anterior. Lo haremos con varillas a mano y con movimientos envolventes, es decir, de abajo hacia arriba procurando que la masa no pierda mucho volumen. 

Engrasamos un molde para financiers. Si no se dispone de este tipo de molde, podemos verter toda la masa sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal, alisando la superficie con una espátula. Una vez horneada la masa se cortan los biscuits rectangulares. Yo, como lo tenía, pues lo he utilizado, pero ya os digo que la otra alternativa también es buena. 

Seguidamente y con ayuda de un colador o un cernedor espolvoreamos la superficie con azúcar glass. Dejamos reposar 10 minutos y volvemos a espolvorear de nuevo generosamente. Con ello vamos a conseguir que se forme la costra propia de estos biscuits.

IMG_1101 (1)

Precalentamos el horno a 175ºC con calor arriba y abajo. Colocamos el molde en la bandeja central y horneamos durante 20 minutos aprox.  

Una vez horneados los dejamos reposar 5 minutos en el molde y a continuación los traspasamos a una rejilla para enfriar. 

Cuando estén completamente fríos, retiraremos el excedente de azúcar glass pasando una espátula por la parte superior y así los dejaremos lisos como los auténticos biscuits roses de Reims.

IMG_1069 2 (2)

Estoy segura de que si se los dais a probar a un francés, con un gesto de aprobación os dirá:  c´est magnifique!!!!   😉

Consejos y Sugerencias:

     *El colorante lo podéis encontrar en establecimientos de venta de artículos de repostería o incluso en grandes superficies. Mi consejo es que lo utilicéis en pasta pues suelen ser muy concentrados y con muy poquito será suficiente. 

Espero que os gusten. Besos.

Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s