Buñuelos de Cuaresma

IMG_4168 (3)

Estamos ya en puertas de la  Semana Santa. Por fin unos días para desconectar!! Pensé que no llegaban nunca.

Son fechas que los más devotos  viven con mucha pasión y sentimiento, tanto en el tema cultural como en el gastronómico. En muchos hogares estos días mantienen, entre otras, la tradición culinaria y preparan los dulces típicos de esta Pascua. De entre ellos os traigo los buñuelos de Cuaresma. Concretamente éstos son característicos de la comarca del Ampurdán (Girona). Son muy apreciados y no me extraña porque están muy muy  ricos. Suelo hacerlos  todos los años y son éxito asegurado. No tienen mucha complicación, ya veréis. Es menos de lo que parece.

Para unos 25 buñuelos necesitamos:

250 gr. harina

40 gr. azúcar

35 gr. mantequilla en pomada

15 gr. levadura fresca

2 huevos

3 cucharadas de leche

3 cucharadas de anís dulce

10 gr. anís en grano

ralladura de 1/2 limón

1 pizca de sal

aceite de girasol

anís  dulce y azúcar para  el rebozado final

IMG_4178 2

Lo primero que vamos a hacer es diluir la levadura en la leche tibia (no caliente porque sino  estropeamos la levadura). Seguidamente  la  vertemos  en un bol junto con el resto de  los ingredientes y mezclamos con una espátula para terminar amasando con las manos. Si tenéis amasadora os facilitará la faena. De lo contrario, manos a la masa, nunca mejor dicho!  ;-).  Aunque resulte pegajosa en un principio no echaremos  más harina, seguiremos  amasando porque poco a poco ésta va a ir soltando el gluten  y ligando la masa. Si añadimos harina  lo que conseguiremos es que no queden tan esponjosos. Por eso os recomiendo que no tengáis prisa  y  amaseis  hasta que veáis que  prácticamente se os despega de las manos.  Si es preciso os untáis las manos con aceite. Hacemos una bola y la dejamos reposar durante un par de horas o hasta que veamos que ha doblado su volumen, dentro de  un recipiente engrasado y tapado con papel film, fuera de corrientes de aire.

Una vez haya crecido la masa, nos untamos las manos con aceite, vamos cogiendo porciones de unos 20 gr  y hacemos bolas que dejaremos sobre una bandeja forrada con papel film  y separadas entre ellas. Y dejamos levar nuevamente  durante unos 20´.   Hay quien es este segundo levado no lo hace pero considero que es importante no saltárselo si tenéis tiempo ya que los buñuelos saldrán mucho más mulliditos.

Ponemos a calentar abundante aceite de girasol en una sartén honda o en un cazo. Utilizamos aceite de girasol porque éste no aporta sabor a la fritura. Cogemos cada bolita y con el dedo pulgar le hacemos un agujero.  Freímos a fuego medio para evitar que se quemen por fuera y queden crudos por dentro. En cuanto se doren un poco los retiramos pues al ser tan esponjosos se hacen enseguida. No vamos a echar muchos de una vez para que tengan espacio al crecer y para que se mantenga la temperatura del aceite.

Escurrimos sobre papel absorbente y colocamos en una rejilla. Para finalizar pulverizamos cada buñuelo con anís dulce y rebozamos en azúcar.

Y esto es todo. A que apetece coger uno!!! o dos!! o tres!!! Os advierto de que crean adicción. Yo ya os he avisado… 😉

IMG_4172 (1)

Buenas Pascuas!!!

 

 

 

6 comentarios sobre “Buñuelos de Cuaresma

Responder a Monica Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s