Cruffins

Imagen 23-5-20 a las 12.04 (8)

Habéis oído hablar de los cruffins? Yo había oído algo pero vamos…. que no tenia ni idea de lo que eran. Pero fijaros que,  ahora que tenemos tanto tiempo con esto del confinamiento,  pues hay momentos para todo:  desde limpiar, ordenar armarios, tirar trastos, hacer pan,  ver series, hacer sentadillas, emparejar calcetines…….  aiiiinsss los calcetineees…..!! no os miento si os digo que a día de hoy tengo como quince de ellos  desparejados, esperando a su media naranja 😉  Y es que no me explico qué ha sido de ellos. Se los ha tragado la lavadora?  Me pasa a mí sola o a vosotr@s también?  No sé… no se entiende, es un expediente X, pero en fin…. Y luego…?? la alegría que te llevas cuando encuentras la pareja? Que tontería verdad? Pues es así, como si hubiéramos encontrado un tesoro nada menos,  jejjjejjj. De momento los dejo en un cestillo de mimbre que tengo exclusivamente para ellos porque os aseguro que es tirarlos y aparecer la pareja. En resumidas, como os decía, que hay tiempo para todo y en una de esas haciendo zapping, dí con un programa de esos que van dedicados a un país o ciudad, de sus costumbres, su cultura….. En este caso le tocó el turno a San Francisco en el que aparte de hablar sus famosos barrios, de la Bahía, del puente Golden Gate, de la prisión de Alcatraz, etc, etc.….. (me lo tragué enterito) finalmente le dedicaron unos minutitos a su gastronomía haciendo especial hincapié en los famosos Cruffins. Pues bien, estos deliciosos bollitos no son nada más ni nada menos que un híbrido entre croissant y muffin. Es decir, partiendo de una masa de croissant, se le da la forma adecuada para que encaje dentro de un molde de muffin, con un interior tierno y una presencia exterior de múltiples capas hojaldradas y crujientes. 

Me parecieron tan atractivos que ya me veis buscando por la red y leyendo todo lo referente a ellos. Aunque en realidad mi curiosidad se centraba más bien en cómo debía de manipularse la masa para lograr ese aspecto exterior laminado, que en lo que era el pastelito en sí, pues la masa era de la clásica de un croissant de mantequilla,  pero la forma era lo que más me intrigaba. Y para mi sorpresa descubrí que no era tan complicado como pensaba, un poquito elaborado sí, pero nada más. Os parece que empecemos y lo vamos viendo?

Ingredientes: (para 8 cruffins)

225 g de harina de fuerza

100 g de agua (peso en gramos)

20 g leche entera (peso en gramos)

40 g de azúcar

9 g levadura fresca

10 g de mantequilla a temperatura ambiente

1 c/p rasa de sal

mantequilla a punto pomada para el hojaldrado

Para hacer la masa vamos a introducir en el bol de la amasadora todos los ingredientes excepto la mantequilla. El amasado lo podemos hacer tanto a mano como a máquina. La única diferencia va a ser el tiempo pues a mano se tarda el doble y, como no….. los brazos se cansan también el doble 😉 Yo voy a utilizar amasadora que para eso la tengo, para que trabaje por mí……  jejejejjj, pobre…. le meto mucha caña y no se queja, jejej.… se ha convertido en una mis mejores amigas 😉  Colocamos el accesorio de gancho y  comenzamos amasando a velocidad baja hasta que se hayan integrado. A continuación vamos añadiendo poco a poco los 10 g de mantequilla y una vez la ha admitido subimos a velocidad media y amasamos durante unos 15 minutos o hasta que veamos que la masa se vuelve elástica y no se pega a las manos.

Imagen 23-5-20 a las 19.39

Formamos una bola y la colocamos en un bol que habremos untado ligeramente con aceite. Tapamos con film transparente y dejamos levar durante una hora en lugar cálido alejado de corrientes de aire, por ejemplo, dentro del horno apagado. Este será el aspecto que tendrá una vez haya levado.

Imagen 20-5-20 a las 19.47 (2)

Enharinamos la superficie de trabajo y dividimos la masa en 4 partes.

Imagen 20-5-20 a las 19.47 (3)

Cogemos el primer trozo de masa y lo estiramos muy muy fino procurando que no se nos rompa y le damos forma rectangular. Insisto en que la masa ha de quedar muy fina y cuanto más estirada mejor, es clave para que después se puedan formar las capas.

Extendemos una capa de  mantequilla en pomada por toda la masa, esto va a ayudar a que se forme el hojaldrado al hornearse. La extenderemos con los dedos o con una espátula de silicona pero sobretodo con mucha delicadeza para no hacerle agujeros.

Y comenzamos a enrollar la masa por la parte más estrecha  formando un rulo.

Imagen 20-5-20 a las 19.47 (1)

Repetimos la operación con el resto de porciones de masa y las dejamos en la nevera para que endurezcan un poco para evitar que se funda la mantequilla. Con un cuchillo muy afilado cortamos a lo largo cada rulo como se puede ver en la fotografía. Cuanto más fría esté la masa más fácil nos resultará. Obtendremos 8 mitades. 

Imagen 1-5-20 a las 15.01 (1)

Para darle la forma al cruffin comenzamos haciendo una especie de espiral, retorciendo la masa de modo que la parte interna del rulo sea la que quede hacia afuera. Preparamos el molde para muffins, lo engrasamos, espolvoreamos con harina y sacudimos el sobrante. Colocamos el cruffin en una de las cavidades y continuamos del mismo modo con el resto. 

Imagen 1-5-20 a las 14.59 (2)

Una vez los tengamos todos formados, dejaremos que fermenten nuevamente dentro del horno apagado durante unas 2 horas. No van a crecer mucho más pero es bueno que hagan ese levado para que adquieran esponjosidad. 

Llega el momento del horneado. Precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo y, si es posible, también con la función de ventilador para favorecer la formación de capas. Introducimos la bandeja a media altura. Horneamos a esta temperatura durante 10 minutos, bajamos la temperatura a 190ºC y horneamos otros 10 minutos más. Retiramos del horno y traspasamos a una rejilla para enfriar.

Imagen 23-5-20 a las 12.03

Una vez fríos los espolvoreamos con azúcar glass. Al no ser un bollito muy dulce podemos  rellenarlos con mermelada, ganache de chocolate, crema pastelera…. haciéndoles una incisión por la base y rellenando con una manga pastelera. Yo no los he rellenado para que cada cual se lo sirva con el relleno que más le guste o sin.  Ideales para tomar como desayuno o merienda.

Imagen 23-5-20 a las 12.04 (7)

Qué! Cómo se os ha quedado el cuerpo? Animaros a hacerlos porque están de vicio, con un interior tierno  y ese exterior tan crunch…. Es impresionante de verdad. Pienso hacerlos más veces porque me han encantado.

Hasta la próxima y  que seáis felices. Besos virtualeeeees…. 

Ali

Consejos y sugerencias:

*Hay quien a la masa le añade miel o leche en polvo o canela….vainilla…

*Al ser bollería su vida es corta, por lo que recomiendo hornearlos en el día en que los vamos a tomar.  Si nos sobran para el día siguiente podemos calentarlos unos minutos en el horno, para recuperar un poco la textura de recién hechos.   Yo esto suelo aplicarlo a cualquier elaboración de bollería. Pero ojo! no los calentéis en microondas o os los cargaréis, no quedan bien, quedan blandos al sacarlos y al minuto han endurecido.  Mejor en el horno,  como cuando calentamos pan del día anterior.

*Existen moldes especiales para hacer los cruffins, que son un poco más profundos, pero con uno para muffins nos podemos apañar perfectamente. Si no tenemos ni uno ni otro podemos utilizar moldes de flan. 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s