Besitos muy dulces

IMG_7114 (1)

Hemos comenzado un nuevo año y como siempre con buenos propósitos y planes. Lo malo es que nos duran poco tiempo. Pero como dicen que lo que cuenta es la intención pues ya nos está bien. Es una manera de justificarse. De todos modos no siempre es así y hay quien se lo toma en serio poniendo en marcha ese proyecto que lleva pensado y lo consigue. Es de admirar. Yo este año me he propuesto……..a ver que me acuerde…..nada, que no me viene a la mente. Véis lo que os decía? nos duran poco, tanto que ni los empezamos  jejejeje. No, en serio, me he propuesto no hacer propósitos que no voy a poder cumplir.

Así que como me había propuesto publicar los merenguitos, aquí están. También se les conoce como suspiros de merengue. Esas miniaturas tan sutiles que desaparecen en boca en un sin sentir. Me encantan, son tan cucos!  Admiten cualquier tipo de sabor y color. Hoy los vamos a hacer de menta y de pétalo de rosa para darles un poquito de gracia. Aunque por sí solos ya están riquísimos. La forma va a depender de la boquilla que utilicéis, eso también lo dejo a vuestra elección. Pero lo que sí hay que respetar es el tiempo de horneado y la temperatura. Ahí hay que ser estrictos, de lo contrario no tendrán ese aspecto tan delicado y apetecible. Vamos con ellos.

Vamos a necesitar (Para unos 30 merenguitos)

60 g de clara de huevo

120 g azúcar blanca

unas gotas de zumo de limón

extracto de menta

pasta de pétalo de rosa

colorante en pasta rosa

Comenzamos haciendo un merengue suizo. Para ello vamos a mezclar las claras de huevo con el azúcar y calentamos al baño María hasta que se el azúcar se haya disuelto por completo, sin dejar de remover en todo el tiempo con unas varillas de mano para evitar que las claras se cocinen.

Cuando pasen unos 10 minutos comprobaremos con los dedos que los granillos de azúcar se han disuelto (con cuidado de no quemarnos) y en ese momento, así en caliente,   lo verteremos en un recipiente para montar las claras. Batiremos con varillas eléctricas a velocidad máxima  durante unos 15 minutos o hasta que las claras estén frías y montadas. En ese momento añadimos el zumo de limón y batimos un par de minutos más. Y ya tenemos el merengue hecho.

Vamos a dividir la preparación en dos partes. A una le añadiremos únicamente un par de gotas de aroma de menta, no más, porque es muy fuerte y si nos pasamos puede resultar incluso desagradable al paladar. Para el resto añadiremos una cucharadita de pasta de pétalo de rosa y un poquito de colorante rosa. Aquí también tendremos cuidado de no pasarnos con el color a no ser que los queráis de color fucsia. Siempre es mejor añadir poco a poco. Lo haremos utilizando un palillo que mojaremos en el colorante y lo mezclamos con el merengue. Si queréis aumentar el color debéis utilizar un palillo nuevo cada vez para no contaminar el colorante. Removemos bien cada mezcla con una espátula de silicona  hasta que se integren los sabores y el color. Llenaremos las mangas pasteleras con las boquillas que más nos gusten. Seguidamente colocamos papel vegetal en una bandeja de horno. Para que no se nos mueva el papel lo vamos a pegar a la bandeja poniendo unos puntos de merengue en cada esquina. Y ahora se trata de ir haciendo los montoncitos de merengue. Para ello pondremos la manga en posición vertical, presionamos y subimos hacia arriba.

Precalentamos el horno a 80ºC y metemos la bandeja en la parte media-baja. Horneamos durante 1 hora y media. Para que queden bien bonitos no han de dorarse. Deben quedar del mismo color que cuando estaban crudos. Por eso es muy importante cocinarlos a baja temperatura aunque para ello necesiten más tiempo. Un truco para que el calor no sea tan directo es poner una bandeja metálica en la parte superior. Pasado el tiempo los dejaremos enfriar por completo antes de retirarlos de la bandeja.  Y ya están listos!

IMG_7115 (1)

NOTAS:

-No os aconsejo utilizar claras pasteurizadas ya que no montan igual.

-Añadiendo el zumo de limón vamos a conseguir estabilizar el merengue y que quede muy brillante

-Utilizaremos colorante en pasta para no añadir líquido al merengue y aguarlo.

-Se conservan perfectamente en una caja metálica durante muchos días. Podría deciros que incluso un par de meses, aunque no creo que lleguen a tanto  🙂

-Si queréis hacer menos cantidad o más  acordaros de que siempre vamos a utilizar el doble del peso de las claras en azúcar. Fácil de recordar no? Pues que no se diga, animaros a hacerlos.  Hasta la próxima!!

Ali

 

 

 

 

3 comentarios sobre “Besitos muy dulces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s