Palomitas crujientes de caramelo

img_0730 (7)

Adoro las tardes de domingo en invierno. A no ser que tenga algún compromiso no me muevo de casa para nada. Procuro dedicarme a hacer las cosas que más me gustan y que durante el resto de la semana no puedo o, simplemente, me dedico a no hacer nada en plan relax total viendo series desde el sofá. Soy capaz de verme siete, ocho o diez capítulos de un tirón. Y bueno…. yo estoy que ni me lo creo porque no soy muy de televisión, en serio. De hecho lo único que veo son los informativos y por estar al día de lo que pasa por el mundo,  aunque muchas veces sea mejor vivir en la ignorancia la verdad. Y es cierto eso que dicen de que como el primer capítulo te enganche estás apaña@. Ya lo hacen bien ya…. te dejan con un final calentito para que continúes. Y tú piensas: mañana madrugo pero un día malo lo pasa cualquiera. Y te quedas a ver el último. No piensas lo mismo cuando suena el despertador a la mañana siguiente, entonces de acuerdas de la serie, del director y de los protagonistas  🙂 

Así que hoy que es domingo y toca sesión de series, no voy a pasar por alto unas ricas palomitas, son mi perdición. Pero esta vez para variar las haré de caramelo. 

Os apuntáis conmigo. Pues venga que os cuento como las vamos a hacer.

Necesitamos: 

1 paquete de palomitas de microondas

215 g azúcar moreno

100 g de miel

30 g mantequilla 

1 pizca de sal

2 cucharadas de agua

1/2 cdta bicarbonato

Ponemos el paquete de palomitas en el microondas siguiendo las instrucciones del dorso.

Una vez hechas las dejamos enfriar y mientras tanto vamos a preparar el caramelo. Para ello, pondremos en un cazo a fuego medio-alto todos los ingredientes excepto el bicarbonato y removemos hasta mezclamos bien. A partir de que la mantequilla se haya derretido lo dejaremos que hierva a fuego moderado durante 5 minutos. Retiramos del fuego, añadimos el bicarbonato y removemos agitadamente con unas varillas de mano. Veremos que el caramelo se aclara de color. Lo volvemos al fuego hasta que empiece a burbujear. En ese momento, lo retiramos, vertemos sobre las palomitas y removemos con cuidado de no romperlas hasta que estén impregnadas.

img_9424 (1)

 Este paso ha de hacerse rápido antes de que el caramelo espese al enfriar.

Seguidamente, con una cuchara de madera extendemos las palomitas sobre una bandeja forrada con papel vegetal, de manera que sólo haya una capa.

img_9425 (1)

En este punto resultan un pelín enganchosas. Así que para que el resultado final sea crujiente vamos a meter la bandeja de palomitas en el horno con la función de ventilador y programamos 1 hora a 120ºC. Con ello vamos a conseguir que se deshidraten un poco sin quemarse y que el caramelo en un primer momento al mantenerse líquido se distribuya mejor por las palomitas cubriendolas prácticamente en su totalidad.  Cuando hayan pasado treinta minutos las revolvemos un poco con una cuchara de madera pero con cuidado de no romperlas. Pasada la hora las retiramos y dejamos enfriar otra 1/2 h antes de degustarlas. Al enfriarse, la fina capa de caramelo habrá solidificado y tendrá una textura totalmente crujiente.

img_0734 (1)

Pues….. porque de niña me enseñaron a compartir que sinó….. me las zampo todas yo solita   🙂   me pirran!!!

Podéis hacerlas el día anterior, se conservarán igual de crujientes siempre y cuando las guardéis en una caja de lata. Hice la prueba y a los cinco días todavía estaban perfectas. Increíble.

img_0730 (5)

Os dejo que empieza la serie y no quiero perderme ni un sólo detalle que está super interesante. Veis lo que os decía? creo que estoy enganchada. Algún vicio había que tener…… aparte de las palomitas   😉 

Consejos y Sugerencias:

     *Cuando las saquemos del horno nos parecerá que están igual que al meterlas, pues el caramelo al estar caliente sigue en estado líquido. Pero os aseguro que si las dejáis enfriar el caramelo se secará por completo y vais a flipar de lo crujientes que están. Probadlo y ya me diréis.

     *Yo he utilizado palomitas de microondas porque son muy cómodas y rápidas de hacer, pero perfectamente las podéis hacer por el método tradicional de toda la vida, es decir, echando los granos de maíz en una cazuela o sartén grande para que tengan espacio al explotar. La lleváis al fuego medio-alto, les añadís un hilo de aceite por encima, tapáis y dejáis que exploten. 

Que las disfrutéis. 

Ali

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s