Crème Brûlée

Si hay algo dulce que me apasiona es la crema. Soy capaz de comerme un bol lleno a cucharadas aunque reviente. Hoy os traigo la “Crème Brûlée”. Es una crema que se asemeja a la crema catalana porque llevan prácticamente los mismos ingredientes, pero con la diferencia de que a ésta última se le añade harina de maíz para espesar y se cocina en el fogón  y la otra  en el horno al baño María. La textura por tanto es diferente.

img_2290

Para elaborarla necesitamos:

3 yemas

1 huevo entero

60 g azúcar

350 ml nata

100  ml leche entera

1 cdta vainilla en pasta

azúcar  moreno para caramelizar

 

Preparación:

Como en todas las recetas de horno, lo pondremos a precalentar mientras hacemos la preparación. En este caso a 200ºC, arriba, abajo  y ventilador.

En un bol vamos a mezclar  las yemas junto con el huevo entero y el azúcar. Batimos hasta que aumenten  el volumen. A parte,  calentamos  a fuego medio la nata  con  una cucharadita  de vainilla en pasta. No tiene que hervir únicamente calentarse. También podéis usar la vainilla en vaina. Para ello lo único que hay que hacer es abrirla a lo largo por la mitad y retirar la carne con la punta de un cuchillo. Personalmente yo prefiero la que viene ya preparada porque, seamos sinceros, es más cómodo y si es de buena calidad no varía mucho el resultado de una a otra.

Seguimos.  Una vez batidas las yemas, vamos a ir añadiendo la nata caliente poco a poco  (para que no se cuaje al momento) mientras removemos con varillas hasta que esté completamente mezclado. Rellenamos  los recipientes  que habremos colocado en una bandeja con fondo y echamos agua caliente en ésta  hasta cubrir la mitad  de la altura de los recipientes.  Bajamos la temperatura del horno a 180ºC y dejamos encendida únicamente la parte de abajo. Ponemos la bandeja en la parte inferior  y horneamos durante 45´. Pasado ese tiempo, sacamos la bandeja del horno y dejamos los recipientes con la crema dentro de la bandeja  hasta que se enfríe por completo el agua.

Una vez fría el agua, sacamos los recipientes y  a la nevera a enfriar. Es preferible hacerlo de un día para otro.  En el momento de servir, espolvoreamos con el azúcar y lo caramelizamos con un soplete de cocina para formar una costra fina y crujiente.  El azúcar moreno tiene ese puntito acaramelado que al quemarse realza su sabor.  Ojo, no  caramelizaremos el azúcar con la crema templada o caliente pues el azúcar se diluye. La crema debe estar bien fría. Es preferible hacerla el día anterior o dejarla enfriar unas cuatro horas. Si no disponéis de soplete otra solución es darle un golpe de grill.

Os prometo que está realmente deliciosa!!! quien puede resistirse?? Yo no.

8 comentarios sobre “Crème Brûlée

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s