Colaboración en la mesa dulce de Navidad de Chupa Chups

20181214_215323 (4)

Todo lo bueno sabe mejor cuando no lo esperas. Supongo que sabéis de lo que hablo. Cuando algo bueno inesperado llega a tu vida, bien sea en modo noticia, llamada de teléfono, visita o de cualquier otra forma, te llega a sorprender de tal manera que las hormonas de la felicidad se disparan por todo tu interior generándote una sensación de bienestar absoluta. Esta vez la sorpresa me llegó de la mano de Chus, chef ejecutiva de Quatrepams, empresa encargada de la organización y ejecución de la cena de Navidad de la compañía Chupa Chups. Imaginaros como se me quedó la cara cuando me preguntó si quería participar en la elaboración de la mesa dulce. Ni me lo pensé dos veces y enseguida le contesté “siiiiiiiiiiii…..” mientras daba saltitos por el salón de casa. No os podéis ni imaginar la ilusión que me hizo, ya no sólo por colaborar en un evento de esa magnitud sino por el hecho de que ella confiara en mí para ese proyecto e incluso tuviera en cuenta mi opinión a la hora de decidir qué tipo de dulces compondrían la mesa. Tal fue así que tres de mis propuestas fueron elegidas y en el momento de llevarlas a cabo puse mis cinco sentidos para que el resultado final fuera el que se esperaba. Y hoy quiero compartirlas con vosotros.

La cita se dio en un lugar emblemático rodeado de naturaleza, con un amplio salón acristalado desde donde se podía contemplar un jardín precioso. Un ambiente muy rural y muy bucólico pero a la vez elegantísimo que me cautivó desde el primer momento.

En realidad se trataba de montar no una sinó dos mesas completamente idénticas, las cuales fueron decoradas con caminos de mesa hechos con ramas de abeto,  bolitas de acebo y ramas de eucaliptus, se utilizaron rodajas de pino como plato base para los dulces y troncos de árbol que hacían las veces de stands para crear diferentes alturas. Todo guardaba relación con el entorno.

20181214_221024 (1)

Uno de los dulces que llamaron la atención fueron los árboles de galletas de jengibre. Se necesitaron cuatro de ellos (dos para cada mesa) y estaban compuestos de treinta y una  galletas cada uno. Una vez tuve hecha la composición los espolvoreé con azúcar glass y decoré con glasa real las puntas de cada estrella simulando nieve acumulada. Eran unas galletas tiernas y crujientes, con un delicado sabor especiado.  Aquí podéis ver uno de los árboles  recién terminado.

20181214_152944

Con la masa sobrante horneé también unas galletas con forma de reno para incluirlas en la decoración de la mesa.

20181214_205306 (2)

Los mini cupcakes son de aquellos pastelitos que no pueden faltar en una mesa dulce y que suelen tener éxito ya que son vistosos y muy cucos. En esta ocasión la magdalena era de vainilla y para la crema elaboré un frosting de nata vegetal y chocolate blanco con una textura muy sedosa en boca. Como remate final, un adorno en forma de copo de nieve  hecho con fondant de color rojo que les daba un toque muy navideño. Se necesitaron doscientos.

20181214_205409 (3)

Y mi última elaboración fueron los lamingtons. Cuadraditos de tierno bizcocho bañados en una crema de chocolate blanco y lima y finalmente rebozados en coco rallado. El baño de chocolate les aportaba una jugosidad extra y la lima les proporcionaba un toque ácido muy sutil.  La combinación de los ingredientes daban como resultado un bocadito espectacular. También se necesitaron doscientos.

20181214_205541 (2)

Estas fueron mis tres aportaciones a la mesa, pero hubo otros dulces tales como trufas de chocolate negro, naranja y ron, brownie de chocolate y nueces, cheescake, tarta central, smothies de piña, limón y jengibre, parfaits y merenguitos de fresa.

Por suerte todo salió perfecto y para mí fue un día inolvidable. Eso sí con la adrenalina a tope en todo momento por la responsabilidad de suponía todo aquello.  La recompensa al esfuerzo invertido fue recibir las felicitaciones de los asistentes a la velada y sobre todo ver cómo se vaciaban las bandejas  😉

Como curiosidad comentaros que fallaron unos cuantos invitados y cuando el evento terminó, nos dimos una cena-homenaje con las degustaciones de cocina de vanguardia que componían la cena, entre ellas: ostras, esferificaciones, ceviches, ibéricos, crema de ceps, quesos, ravioli, ahumados, etc….. bueno buenooo…. lo que en principio iba a ser un bocata se convirtió en una cena de lujo!!   🙂  Había que celebrar que había sido todo un éxito!

Y aquí finalizo esta entrada no sin antes agradecer a Chus y a todo su equipo, una gente maravillosa, que me hicieran sentir como una más en todo momento. Un abrazo enorme para tod@s.

Hasta otro día

Ali

 

2 comentarios sobre “Colaboración en la mesa dulce de Navidad de Chupa Chups

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s