Sandwich helado de chocolate y café con topping de pistachos

El problema de tirar fotos a helados en verano es que has de hacerlo con rapidez o antes del segundo disparo se han derretido. No puedes montar la escena y ponerte a hablar por teléfono tranquilamente ni estar recreándote buscando el ángulo o el encuadre perfecto. Es más, ni tan siquiera pararte un segundo para ver si las que has hecho han quedado bien. Has de ir a por faena sobre todo cuando tienes la intención de guardar los helados en el congelador para tomarlos más tarde como era en este caso. Así que, una vez tuve los sandwiches montados (proceso también rapidito), los he dispuesto sobre la mesa y como si del final de una partida de póker se tratase me lo he jugado todo, no a una, sino a dos fotos: la que acabáis de ver y la última que aparece en esta entrada. No hay más. Por fortuna, la suerte estuvo de mi lado porque no quedaron desenfocadas, yujuuuuuu….!!! Que digo yo….. quizás podría plantearme aprender las reglas de ese juego de cartas. Lo mismo hasta se me da bien 😉  Y esas risas???  Ayyy…… pero qué poco confiáis en mí 🙂  Si yo os contara……. La de cosas que he iniciado así a lo tonto y que después han resultado ser un éxito. Que va en serio, no os engaño. Que en casa, bromeando, me dicen siempre que quiero tener todos los carnets jajjaajjj….. Pos claro que sí. Ya tengo unos cuantos….. aunque todos ellos ficticios: carnet de repostera, de jardinera, de restauradora de muebles, de pintora de lienzo, de fotógrafa (estoy en ello)…. incluso de bombera porque aunque mi trabajo es de oficina me paso el día apagando fuegos 🙂 Y es que todo lo que sea aprender a mí me encanta. Aunque con la guitarra tengo una espinita ahí que no me la saco, no hay manera de cogerle el punto. Ahora que, me he prometido a mí misma ponerme en serio con ello, que me la regalaron hace unos años por una cabezonería mía y de momento no ha servido más que de adorno. Qué lastimica! Espero dedicarle tiempo este verano, ya os contaré….

Pero de momento vamos con estos sandwiches de galleta de chocolate y café con helado de chocolate. Pensando en cuál sería la galleta ideal que resultase agradable al dar un bocado y que no se rompiese en pedazos, tuve claro desde el primer momento que debía de ser una galleta con textura tipo brownie es decir, blandita por dentro y crujiente por fuera. Y para combinar, qué tal un helado cremoso de chocolate? casa a la perfección con el café, aunque pienso que el de mascarpone tampoco se queda atrás. Para darle una nota de color, unos pistachos troceados que además aportarán sabor y textura. Os cuento como hacerlos. 

Necesitamos:

Para las galletas:

100 g de chocolate 70% cacao

60 g de mantequilla derretida

10 g café soluble

40 ml de espresso 

70 g de azúcar en polvo

50 g de azúcar moreno

1 huevos L

65 g de harina

15 g de cacao puro en polvo 

1 cdta de levadura en polvo

1/2 cdta de sal

Para el helado:

90 g chocolate al 55% cacao

50 g chocolate al 70% cacao

30 g azúcar invertido o miel

20 g azúcar blanco

500 ml nata para montar (35% m/g)

3 yemas 

Otros:

100 g chocolate de cobertura

pistachos troceados a cuchillo

Comenzamos preparando las galletas. Para ello, vamos a dejar preparados todos los ingredientes para tenerlos a punto en el momento de mezclarlos. Así pues, preparamos el café, derretimos el chocolate en el microondas en intervalos de 30 minutos removiendo cada vez para evitar que se queme. Dejamos entibiar. También vamos a derretir la mantequilla en el microondas y dejamos templar. Tamizamos la harina junto con el cacao en polvo, el café soluble, la levadura y la pizca de sal. 

Con todos los ingredientes ya a punto comenzamos a batir el huevo junto con los dos tipos de azúcar hasta que espumen y aumenten de volumen. Seguidamente añadimos el chocolate derretido templado, el café expreso y la mantequilla derretida. Batimos suavemente y a continuación incorporamos el resto de ingredientes que habíamos tamizado. Mezclaremos con movimientos envolventes hasta que están bien integrados.

La masa es un tanto blandita por lo que imposible dar forma a las galletas con las manos. Pero sí podemos ayudarnos de dos cucharas o, como en este caso, utilizando una cuchara para sacar bolas de helado y así de paso nos aseguramos de que todas salen más o menos del mismo tamaño. Formamos los pegotes de galletas sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal y horneamos durante unos 9 minutos a 175ºC con calor arriba y abajo.

Retiramos del horno e inmediatamente, antes de que enfríen aplanamos con el reverso de una cuchara. No nos va a resultar complicado porque aún están tiernas, si esperamos a que enfríen no podremos aplanarlas. 

Una vez frías las guardamos en un recipiente hermético hasta el momento de montar el sandwich. 

A continuación prepararemos el helado. Para ello, podéis consultar este Helado cremoso de chocolate.

Cubrimos el fondo y las paredes de un recipiente cuadrado o rectangular de manera que sobresalga el papel para después tirar de él y sacar el helado sin problemas. Una vez que el helado ya está mantecado lo ponemos en el molde y con una espátula lo alisamos, procurando que nos quede con un grosor de unos 2-3 cm. Metemos en el congelador un mínimo de 5 horas. 

Aprovechamos también para dejar troceados los pistachos y los guardamos en un tarro de cristal.

Para el montaje de los sandwiches ponemos la galleta base con la parte plana hacia arriba. Sacamos el helado del congelador y con un aro de un tamaño similar al de la galleta recortamos un círculo de helado, lo colocamos sobre la galleta y a continuación ponemos otra encima a modo de tapa.

Y los iremos dejando sobre una bandeja en el congelador. 

Nos queda el último paso que es decorarlos. Para ello vamos a derretir el chocolate de cobertura en el microondas como la vez anterior y dejamos templar.  En un cuenco ponemos los pistachos troceados.  Ahora cogeremos uno a uno los sandwiches, los sumergimos hasta la mitad e inmediatamente los pasamos por los pistachos. Este paso ha de hacerse rápido antes de que el chocolate se congele para que los pistachos se adhieran. Los llevaremos al congelador hasta el momento de consumirlos. 

Y ahora es cuando en casa te ponen ojitos como los del gato de Shrek y al tiempo que juntan las palmas de las manos te suplican: puedo coger unooooooo….. please!!!!  😉

Que seáis felices. Besos

Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s