Carlota de Pascua

20190407_112156 (1)

Días atrás vimos cómo preparar unos ricos biscuits roses de Reims.  Os comenté que haríamos algo bonito con ellos. Y es que aquella mañana mientras los estaba horneando me pareció buena idea aprovecharlos para preparar la mona de Pascua elaborando una deliciosa carlota. Aunque estos biscuits se conservan en perfecto estado durante días en una caja metálica, he tenido que hacer más pues aquellos volaron sin apenas darnos cuenta. Es lo que tiene que estén tan ricos  😉  Son ideales para preparar este tipo de tartas ya que mantienen la forma y al tener un sabor bastante neutral se adaptan a cualquier relleno. En este caso vamos a preparar una mousse de chocolate blanco. Antes de comenzar comentaros que tanto la tarta como los adornos con los que  la vamos a decorar los prepararemos el día anterior, sin embargo no la decoraremos hasta el momento de consumirla por la sencilla razón de que esta tarta ha de conservarse en el frigorífico y, dado que la humedad es el mayor enemigo tanto del fondant, como del merengue y del algodón de azúcar, es mejor decorarla en el último momento para que todos los elementos mantengan su integridad. Total ese proceso no nos llevará más que un par de minutos y el resultado merece la pena. Y ahora sí, no me extiendo más y vamos a preparar nuestra Mona de Pascua.

Para los biscuits roses de Reims:

150 g harina

70 g harina de maíz

3 huevos “M”

190 g azúcar

1 cdta vainilla en pasta o en extracto

1 pizca colorante rosa en pasta

azúcar glass

Para la mousse de chocolate blanco:

300 ml nata 

140 chocolate blanco 

2 hojas gelatina 

Para decorar:

galletas de mantequilla

rosas de merengue y merenguitos

palitos para brochetas

huevos de chocolate

algodón de azúcar

fondant blanco y sprinkles rosas

Comenzamos preparando los biscuits siguiendo los pasos que os indico aquí. Una vez que estén completamente fríos, adaptamos dos de ellos en la base de un molde redondo desmoldable de 10  cm de diámetro, redondeando las esquinas de manera que quede espacio para colocar verticalmente el resto de biscuits. Lo podéis ver mejor en la siguiente foto.

Imagen 16-4-19 a las 6.31 (1)

Para la mousse comenzaremos poniendo a hidratar las hojas de gelatina en agua fría. A continuación derretimos el chocolate al baño María o en el microondas en tandas de 20 segundos, removiendo cada vez para evitar que se nos queme. Escurrimos las hojas de gelatina, las agregamos al chocolate derretido y mezclamos con unas varillas hasta que se disuelvan por completo. Dejamos templar el chocolate pero lo iremos removiendo de vez en cuando con las varillas para que se mantenga fluído. Montamos la nata pero sin dejarla muy dura, más bien semimontada y la vamos agregando en varias veces al chocolate. Mezclamos con movimientos envolventes, de esa manera la mezcla no perderá aire. Es importante que al mezclar la nata con el chocolate éste no esté caliente sino  templado. De lo contrario si hay choque grande de temperaturas entre ambos ingredientes podrían formarse grumos y….  la verdad…. no es agradable encontrarse bolitas de gel en la boca 😦

Vertemos la mousse dentro del molde y llevamos al frigo un mínimo de cuatro horas para que gelifique o, como en este caso, hasta el día siguiente.

Imagen 16-4-19 a las 6.37

Es probable que os sobre algo de mousse pero tan fácil como distribuirlo en flaneras y estoy segura de que haréis felices a más de un@  😉  Es mejor que nos sobre a que nos falte. 

En cuanto a los adornos, vamos a preparar unas galletas con silueta de conejit@s. Como no encontré un cortapastas a mi gusto, opté por dibujarlo en papel vegetal y utilizarlo de plantilla. Aunque es un poco más entretenido es un buen recurso.

20190326_180348 (2)

Para la masa de las galletas he utilizado esta receta.  Es mi preferida porque las galletas quedan tiernas, crujientes y con un delicioso sabor a mantequilla. No dejéis de probarlas, os gustarán. 

Para hacer las rosas de merengue y los merengues chiquititos podéis consultar aquí pero debéis aumentar el tiempo de horno 1/2 hora más. Mi truco para que queden bien deshidratados es hacerlos por la tarde y dejarlos en la misma bandeja dentro del horno durante toda la noche. Al día siguiente los guardo en una caja metálica forrada con papel vegetal. Se conservan perfectamente. Ah! para darles esa forma emplearemos una boquilla de estrella abierta.

20190320_160617

Para hacer el nido vamos a usar algodón de azúcar que podemos encontrar fácilmente en cualquier establecimiento de venta de chuches. No lo manipularemos mucho pues ya sabéis que es muy aéreo y se pierde entre los dedos dejándolos pegajosos…. eggs…. a mí esa sensación nunca me gustó. Pero es que queda tan bonito, tan tierno, tan delicado….. 🙂  Unos huevos de chocolate y unas florecillas de fondant harán el resto.

Imagen 16-4-19 a las 21.56

Y ya tenemos lista nuestra mona de Pascua.

Imagen 7-4-19 a las 20.27

 La mousse tiene una textura sedosa en boca que es espectacular.

IMG_1160 (2)

Espero que os guste y que la disfrutéis. Besos.

Ali

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s